Skip to main content

SÚPER MARIJO

Cuando Marijo se puso en contacto conmigo ya tenía una alta conciencia de la importancia de estar en forma y cuidar su suelo pélvico para llegar a esta etapa en las mejores condiciones.

Después de un año juntas, tiene tan buena propiocepción y gestión de las cargas que ella misma se regula en los ejercicios que hacemos en clase.

Siempre me pide caña, le gusta…

La última vez que nos vimos le pregunté qué? 

«Despedida a lo grande, a sudarrrrrrrr»… y SUDAMOS.

Un placer, Marijo… nos volvemos a ver.