Skip to main content

LA POSTURA IDEAL

A veces, me gusta esa sensación, de no querer domesticar cuerpos.
El cuerpo ya nació libre y salvaje. Despierto.
 Sabes? A mí, no me gusta llevar tu pelvis a neutro porque sí, no me gusta llevar tus escápulas hacia atrás, ni a tus hombros lejos de tus orejas..porque sí. 
Sé que tu cuerpo se revolvería como animal enjaulado.
Lo que yo te propondría es descubrir si tus tobillos se han vuelto perezosos, si tus rodillas se han vuelto tristes por no sentirse flexibles y entonces tu pelvis ha decido hacerse la fuerte y cargar con lo que los demás han dejado de lado. Y así, sin poder relajarse, no encontrar cómo suspenderse con tranquilidad, en ese eje que ya viene desordenado desde abajo.
Aquí, una columna ruge desorientada,  solicitando permisos para revolverse de mala manera, porque hace tiempo que perdió el norte. Se queja, aúlla.
Y los hombros, los hombros no quieren perderse este baile. Se antojan demasiado envidiosos. Quieren ver qué está pasando.
Incluso tu mirada cambia.
Postura ideal?
«Si sabes lo que haces, puedes hacer lo que desees» Moshe Feldenkrais
#MujeryMovimiento#anatomía#movimientolibre#movimientoconsciente#concienciacorporal#movimientooriginal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *